Por que aún puedes…

Muchas veces las personas decidimos no perseguir sueños y aspiraciones que nos han acompañado durante un largo tiempo por el simple hecho de que “estamos demasiado viejos para hacerlo”. Esto se debe en parte a un fenómeno social que de cierta manera dicta que existe un camino determinado y un cierto ritmo que debemos seguir en nuestras vidas.

Este fenómeno nos precede y viene influyendo nuestras vidas desde que nacemos, ya que la sociedad en sí nos empuja a hacer las cosas que todos los demás están haciendo. Asistimos a la escuela, nos graduamos y decidimos desarrollar una ocupación, se espera que nos casemos, que tengamos hijos, que a ellos los mandemos a la escuela y que nos vayamos conformando con lo que sí alcanzamos a lograr en cada uno de estos hitos de la vida…

Pero ¿qué pasó con esos intereses y pasiones que se han ido quedando al margen de nuestra vida porque no calzan con el esquema general propuesto para nosotros?

O ¿qué pasa si tengo 50 y aún no descubro cuál es mi verdadera pasión?

La verdad es que sí, en parte le debemos a este fenómeno social el hecho de aún no haber podido descubrir o hacer lo que verdaderamente amamos, pero también hay alguien más que tiene un gran poder de decisión en cómo es y será nuestra vida: nosotros mismos.

La verdad es que cada persona tiene mucho más poder e influencia en su vida de lo que cree, lo único que tiene que hacer para alcanzar sus sueños es darles una oportunidad justa de ser.

Y frases como “estoy demasiado viejo” o “es lo que hay” no son excusas válidas para no intentar lograr lo que tanto queremos. Hay personas que no tenían idea qué querían o hacia donde iban antes de que todo se desenredara y se revelara el camino que los llevaría al éxito. Además, recordemos que muchas veces el hecho de perdernos en la vida es lo que nos lleva hacia el sendero del auto-descubrimiento, y ese camino es sin duda el más bello que podemos llegar a recorrer.

“Nunca eres demasiado viejo para establecer otro objetivo o para soñar un nuevo sueño” – C.S Lewis